Unas nalgas esculpidas como por los dioses

0 visualizaciones
|

Por lo regular no suelo perder la cabeza con ninguna mujer, pero si existe algo que me vuelve loco al grado de perder la cordura, es un culo perfecto. Hace ya varios años que no veía a Sandra, nuestras vidas tomaron rumbos muy diferentes después de que termino la preparatoria y por lo regular, si es que la llegaba a ver era en año nuevo cuando toda la familia se juntaba, pero ya hace varios que no tenía el placer de verla. Este 14 de febrero tuvimos la casualidad de coincidir en casa de mis abuelos y después de una larga platica nos pusimos al día, y para ir al grano, descubrí que era de esas niñas abiertas al sexo sin compromiso, el gran reto era convencerla para que se animara a coger conmigo, pero en realidad no fue tan difícil, pues el incesto no le causo ningún problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *