Su esposo en la peda y ella cogiendo con quien pueda

0 visualizaciones
|

Señores, no dejen solas a sus esposas y menos para ir a patear un puto balón y correr como caballos en plena pradera. Cada fin de semana mi cuñado va a jugar con sus amigos y su esposa ya se hartó de esperarlo para poder pasar una tarde caliente, fue por ello que me comenzó a invitar a su casa  todos los sábados, primero todo fue de lo más normal, hasta cierto punto ya me estaba hartando de visitarla, hasta que me confeso sus deseo sexuales. Lo pensé un par de días, pues al final del día me daba miedo que su esposo nos fuera a descubrir, después de platicar con ella los términos y condiciones de nuestros encuentros sexuales me anime y acepte. Recuerdo que el primer fin de semana que me culeamos quede sorprendido, pues tiene el apetito sexual de una quinceañera, era solo cuestión de tiempo para hacer un video porno, así que, no la presione, el día llegaría solito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *