Sinceramente, en la fiesta no había chica más buena que mi prima

0 visualizaciones
|

Estaba dispuesto a no coger más con mi prima, debido a que ya se me estaba haciendo costumbre, creo que hasta llegue a sentir celos de verla con otros hombres, fue por ello que comencé a distanciarme de ella, hasta que se le ocurrió invitarme a una de sus fiestas. Ya imaginaras, después de la peda te empiezas a poner cachondo o por lo menos eso me pasa a mí, estaba buscando a un par de lobukis para satisfacer mis necesidades sexuales pero la neta es que no había nada fuera de lo común. Estaba a punto de irme a mi casa, cuando me pidió de favor que le ayudara con unas cosas que habían dejado en su cuarto, fue el pretexto para que me provocara y termináramos cogiendo en su recamara. La verdad es que no me arrepiento, pues mi prima esta sabrosa y se sabe dos que tres puercas en la cama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *