Por un momento pensé que se iba a tragar mi verga, casi se ahoga sola.

0 visualizaciones
|

Por un momento pensé que se comería mi verga, pues no paraba de metérsela hasta la garganta. Vaya sexo oral, nunca me habían dado tanto placer con una mamada, y es que las morritas de hoy en día son bien aventadas. Para mí, mejor, pues así no gasto dinero con salidas al cine o regalos costosos, ellas quieren verga y yo estoy allí para satisfacerlas, no me importa si es mi sobrina o mi vecina, mientras sea mujer, y tenga ganas de probar verga, yo les hago el favor. Aquí, un poco de la tremenda chupada de verga que me hizo, mi sobrina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *