Lo menos que le puedes ofrecer a una linda putita es una buena empinada

0 visualizaciones
|

Durante meses hice esta misión, me costó tiempo, dinero y muchas horas en un bar para hacerme muy apegado a mi prima, pero bien valió la pena. No me considero muy guapo y para ser sincero ya me había hartado de coger con mujeres que no están buenas, fue por ello que recurrí al incesto, pues tendrías que ver a mis primas para saber que es un verdadero reto no proponerles algo de sexo. La mayoría de mis amigos ya se habían tirado a varias y por ello sabía que eran de esas mujeres que les gusta culear, pero la gran pregunta era si se animarían a coger con un primo. Después de tener la confianza con una de ellas, no lo pensé más y le hice la gran pregunta, fue más de lo que pude imaginar. Sin duda fue una cogida memorable y he aquí el video xxx.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *