Le damos bien duro antes de que llegue su marido.

0 views
|

Con la excusa de que va al gimnasio, la marranota de mi cuñada pasa a mi departamento y se agasaja. Ya tiene bastante que hacemos esto, pero cada vez es más intenso, las primeras veces lo hacíamos con remordimiento, pues después de todo, coger con la mujer de tu hermano no es cualquier cosa. Con el tiempo las cosas se te hacen más naturales, y ahora veo como un culo normal a mi cuñada, esta semana, Samanta, tenía 2 horas de zumba, así que, podíamos coger a gusto, pues podría llegar súper mojada a su casa y su marido no sospecharía. Terminamos dándole bien duro, aquí la prueba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *