Las morritas son las mejores, por curiosas y porque aun aprietan

0 visualizaciones
|

Mi prima tiene un serio problema conmigo, desde que alcanza el timbre me comenzó a tirar la onda, de inicio pensé que se trataba de mi imaginación y que tal vez su amabilidad se debía a otra cosa, pero mi razonamiento se comenzó a tornar más evidente. Un sábado, me pidió que la acompañara de compras, como no tenía nada mejor que hacer, decidí acompañarla, después de una tarde con ella me dijo que quería agradecerme el haberla acompañado y me invito un café en su casa. Antes de irme, me comento que necesitaba mi opinión sobre unas prendas que se compró, accedí a dársela, vaya sorpresa que me dio, la muy caliente me modelo un par de lencería. Desde entonces y a la fecha, le he dado unas buenas cogidas, aquí una de ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *