Jovencita y puta, no existe mejor combinación en el mundo

0 visualizaciones
|

Dejaron sola en casa a una de mis cuñadas y esta me llamo para que le ayudara con un par de cosas, obvio que al principio lo note del todo normal, pues uno nunca imagina lo putita que una jovencita puede ser. Al llegar a su casa me percate que estaba sola, pero en fin, no iba a preguntar solo iba a ayudarle y me regresaba a casa, cuando le cuestione en que quería que le ayudara me comenzó a contar una historia, en fin, para ir al grano, me confesó que se le antojaba coger con un hombre un par de años más grande y la verdad es que yo le gustaba mucho. Lo pensé un par de minutos porque a decir verdad apenas alcanza el timbre mi cuñada, pero en fin, como buen hombre no me pude resistir y en cuando me comenzó a dar unos rosones con su culo, termine reventándole su cereza, espero no clavarme con esta colegiala, pero por lo pronto la disfrutare un par de veces más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *