Desde siempre le había tenido bastantes ganas a mi hermana

0 visualizaciones
|

Los que tienen una hermana sabrosa, estarán de acuerdo conmigo y mis acciones. Todo comienza cuando tu hermana empieza a crecer, los senos incrementan, las nalgas toman forma y cada vez se comienzan a vestir más sexy, es allí cuando uno como hermano cae en la tentación y recurre a unas buenas pajas. Un día, le encontré una lencería entre su ropa y por descuido se me olvido regresarla a su lugar, al poco tiempo me pregunto por ella, le confesé que la había tomado  y que por error la deje en mi cuarto. Desde entonces sé que se dio cuenta que me la quería chingar, basto que su novio la hiciera enojar para que las cosas se dieran. Después de compartir unas cuantas copas, me propuso algo cerdo, obvio que no me reúse al incesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *