Culeando a mi cuñada a mitad del pacífico

0 visualizaciones
|

Nos fuimos de vacaciones durante un mes entero y después de un par de días empecé a ver con otros ojos a mi cuñada, pues ya imaginaras los diminutos bikinis que usan las mujeres de este siglo. Durante días quise a estar a solas con ella, pero en un barco es muy difícil eso, no es como cuando estas en tierra, que puedes decir, voy al súper o algo por el estilo, así que, ese era el gran reto, imaginar un plan para aislarme con mi cuñada por lo menos una hora. La verdad es que nada se me ocurrió, solo fui directo y al grano con ella, le mande un mensaje y le propuse vernos en mi cuarto, a medio día cuando todos por lo regular iban a comer. Todo salió a la perfección, obviamente no tuvimos más que 20 minutos, pues si queríamos que nadie se diera cuenta, tenía que ser rápido, ya le daré su buena cogida ahora que toquemos tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *