Con tremendo culo nunca te hará falta donde sentarte, le dije

0 visualizaciones
|

Una nalgona tiene mil beneficios, pues aunque muchos lo niegan una mujer nalgona puede pedirnos lo que sea. Recuerdo que mi tía me pidió una cantidad considerable de dinero hace unos años, y obvio que no me iba a negar a una mujer como ella, pasaron los meses y nunca me pago hasta que un día me escribió y me dijo que me quería ver para ver cómo me iba a pagar lo que me debía, acepte verla y charlamos sobre los términos, algo de sexo a cambio de la deuda, fue lo pactado. Desde entonces y a la fecha de vez en cuando cogemos, ya le dije, mientras yo viva no le hará falta donde sentarse, con tremendo culo que me mate a sentones, no hay pedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *