Siempre duele la primera vez, pero después solo por ahí quieres.

0 views
|

Siempre insistí en darle por el ano, pero en cuanto sentía mi verga cerca, apretaba el culo y todo se cancelaba. Mi cumpleaños estaba cerca, y me prometió que ese iba a ser mi regalo, se iba a dejar coger por el culo, pensé que lo decía en broma, pero no era así. Llego ese día y disfruto tanto el sexo anal, que ahora es obligatorio que le dé por el culo, ya no se conforma con que solo le dé por la vagina. Así que, si tú no le has dado a tu hembra por el culo deberías de insistir, pues todas dudan al principio, pero después te van a suplicar por más sexo anal.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *