Salimos a correr, y termine corriéndome en su pantufla

0 views
|

Mi cuñada salió bastante atlética, resulta que después del recalentado quería ir a correr para bajar esas calorías que ingirió de más, pero obvio, nadie la quería acompañar. Decidí ser yo quien se animara a ir con ella, después de todo llevamos una excelente relación. La espere, y cuando vi ese tremendo culo en leggins, pfff… indudablemente iría con ella, después de estar un rato corriendo, empecé de faltoso con ella, y no basto más que unas bonitas palabras para correrme en su pantufla. A partir de este año, quedamos en ir a «correr» por lo menos una vez al mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *