No cualquiera le rompe el culo a una madura de esta envergadura.

0 views
|

Mis amigos me dicen el santo, por andar rifándome con tremendo culo, pues no cualquiera se avienta la bronca. No lo digo porque ningún hombre pueda llenar el culo de esta hembra, es porque si supieran quien es su marido pocos le entrarían a la bronca. Todo empezó hace unas semanas, cuando por cuestiones personales empecé a frecuentar a mi tía, un día le note un tremendo cachetero, de esos que te ponen bien caliente, pero todo exploto cuando me cacho con unos calzones de ella, me andaba haciendo una paja. En ese momento pasaron dos cosas por mi mente, la primera fue, que si mi tía le decía a su marido me cargaría la verga, y el segundo pensamiento, si no le decía nada, seguramente me la cargaría a pura verga, pues era de deducir que si no le decía a su marido, es porque verga quería. Ya estarás imaginando que fue lo que decidió, pero tengo que admitir, por este culazo bien vale la pena jugarme todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *