Le deje de insistir para coger, y en pocos días ya quería de mi verga.

0 views
|

Unas pocas horas encerrado con mi cuñada en el hotel y resulta muy fascinante. Nunca imagine que Fernanda se animara a coger conmigo, ya que desde hace semanas me la quería follar pero siempre se ponía sus moños, me decía, -como crees que alguien como yo, cogería contigo. Siempre me daba las largas. Es por eso que me arte y deje de fastidiarla, y vaya que esa fue la solución, pues en pocos días, ya me estaba rogando por un poco de mi verga. Así son las mujeres, entre menos caso les hagas, más rápido aflojan el culo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *