Fuimos al motel, para que pudiera gritar sin problema alguno.

0 views
|

Ya tengo tiempo de comerme a esta morrita, pero nunca le había podido dar una buena cogida, ya que empezaba a gritar y se armaba el desmadre, con mis vecinos. Para evitar los problemas que esto ocasiono, decidí llevarla a un motel cercano, para que pudiera gritar a gusto. No iba a gastar de gratis, le dije, -Te tienes que dejar grabar, yo accedí a traerte al motel, ahora tú tienes que aceptar un video porno. No le costó mucho, y bien que lo disfruto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *