Cuando una adolescente anda de curiosa, esto es lo que le pasa.

0 views
|

Empezó con las típicas preguntas incomodas de una adolecente, y sintiéndose la mayor en temas de adultos. Quería irme, pero algo me dijo que me tenía que quedar, y que bueno que lo hice, ya que gracias a ello, le di una cogida que aseguro que no olvidara en un largo tiempo. Todo comenzó con un mensaje, en donde le escribí –Baja el tono de los temas, pues aun estas bastante joven para muchas cosas. Nunca imagine que me contestaría y menos de la forma en que lo hizo, me escribió, -Pues enséñeme suegro, ya que su hijo se está tardando. Espere a que se hiciera de noche y con el pretexto de llevarla a su casa, nos fuimos en mi carro, pero obvio que no a su casa, sino a un hotel cercano, para que se le quite lo curiosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *