A mí me gustan gordas y sucias, sin albur.

0 views
|

Mis gustos son más peculiares que la mayoría, pues a mí no me excita tanto una mujer delgada, sino que me gustan más cerdas y que sean unas putas en la cama. Rara vez me encuentro una mujer así, pero sin duda cuando la encuentro, hago de todo con ella. Esta vez, resulto ser una mujer de mi familia con la que me revolqué, pues no le importo el incesto, ya que su marido no le hace caso desde hace mucho, según él le hacía falta estar más buena. Para no hacer larga esta historia, me he estado cogiendo a esta madura casi todos los fines de semana, en lo que su marido está en el partido de futbol, yo le metí como 10 goles a su esposa. Seguro me lo agradece, pues después de jugar siempre llega bien cansando a la casa y nunca quiere coger con su esposa, así ambos descansan a gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *